lunes, 23 de noviembre de 2015

Literatura de 2º de Bachillerato. Cuestión 5: Novecentismo y Vanguardias

A. Machado con Gregorio Marañón, Ortega y Pérez de Ayala
Hacia 1910 se abre paso otra generación más científica y metódica. Son escritores que nacen alrededor de los 80. Víctor García de la Concha la llama “generación de 1914”, por el año en que Ortega pronuncia el discurso sobre “Vieja y nueva política”, primera manifestación de la “Liga de Educación Política Española”, integrada por Américo Castro, Manuel Azaña, Claudio Sánchez Albornoz, Gregorio Marañón y el propio Ortega, entre otros muchos intelectuales que destacaron en muy diferentes campos: política, arquitectura, pedagogía, medicina, historia o filosofía, además de la literatura. 
En líneas generales, el “Novecentismo” es lo que ya no es Modernismo y todavía no es el Vanguardismo que desemboca en el grupo del 27.

Y como siempre comenzamos con un vídeo sobre la llamada Generación del 14.





El proyecto novecentista defiende la función política de los intelectuales en la indagación de la realidad del país y en la defensa del avance liberal.
Son hombres de sólida formación universitaria, rechazan actitudes decimonónicas y se declaran europeístas. Valoran el rigor, el equilibrio, la crítica objetiva de los problemas del momento. Esto lo proyectan sobre el tema de España. El tema de España sigue presente, desde una perspectiva "castellanocéntrica", política y administrativa; es frecuente la idea de la revolución desde arriba, desde el poder como concreción del elitismo que los caracteriza. 


ACTITUD RUPTURISTA Y TRAYECTORA DE LAS VANGUARDIAS. LOS “ISMOS”

(Pulsa sobre la imagen para aumentar su tamaño)


Los novecentistas introdujeron novedades estéticas que se intensificarán en los años veinte; las VANGUARDIAS. Se mantienen rasgos del Novecentismo, se rechaza la poesía mimética, realista y se aprecia ya una postura rupturista con obsesión por la exploración estética.
La vanguardia (Futurismo, Cubismo, Surrealismo, Dadaísmo, Creacionismo, Ultraísmo…) es una actitud de ruptura y apertura. Huyen de la imitación, el conformismo y el acatamiento a las normas establecidas. Defienden que el escritor debe ser original y forjarse su propia estética. En España la eclosión se produce a partir de 1926.


Para completar el estudio de las Vanguardias podéis ver el siguiente vídeo...