domingo, 6 de abril de 2014

La prosa barroca



Tendencias generales de la prosa barroca


Como en la centuria anterior, las dos grandes tendencias de este género en el XVII son la prosa de ficción o novela y la prosa didáctica. Sin embargo, los límites entre ambas no siempre son claros: muchas de las obras contienen a un tiempo elementos narrativos ficticios y contenidos doctrinales.


  • La prosa de ficción abandona progresivamente algunos de los géneros que habían sido cultivados de forma notable en el Renacimiento, especialmente aquellos de corte idealista, como la novela pastoril, la de caballerías o la bizantina. No obstante, en este siglo aún se publican algunas obras importantes de este tipo: La Galatea de Cervantes y La Arcadia de Lope de Vega son ejemplos de la pervivencia de lo pastoril en la novela. Asimismo, Los trabajos de Persiles y Segismunda de Cervantes y El peregrino de su patria de Lope de Vega se ajustan a los moldes bizantinos. Sin embargo, la prosa narrativa barroca desarrolla de forma más intensa otros géneros, como la novela corta y, especialmente, aquellos que se relacionaban con la tendencia realista, como la picaresca, que sigue el modelo impuesto por el Lazarillo en el siglo XVI. Las Novelas ejemplares de Cervantes y el Buscón de Quevedo son las obras más representativas de estas tendencias en el siglo XVII. 
  • La prosa didáctica y moralizante vive asimismo un momento de esplendor como consecuencia de la creciente preocupación por la sociedad. Los autores más representativos de la prosa barroca didáctica del XVII son Francisco de Quevedo y Baltasar Gracián.

 Tienes el tema completo en este enlace.