lunes, 18 de noviembre de 2013

1º de bachillerato: Cuestiones de literatura 4 y 5

En esta entrada encontraréis la introducción a las cuestiones de literatura que nos quedan por ver: La prosa y el teatro medievales, la poesía del Romancero y La Celestina, que es, además, la segunda lectura obligatoria de esta evaluación.

Cuestión nº 4: La prosa y el teatro medievales.

La Prosa medieval.

Las primeras manifestaciones de la prosa romance aparecen bajo el reinado de Fernando III el Santo (1.ª mitad del siglo XIII): traducciones de textos anteriores escritos en latín. Dos colecciones de cuentos, el Calila e Dimna y el Libro de los engaños son sus muestras más representativas.
Veamos este vídeo como introducción.



La prosa alfonsí.
En la segunda mitad del siglo XIII, Alfonso X el Sabio es el auténtico creador de la prosa castellana, dota a nuestro idioma de los instrumentos indispensables para elevarlo a la categoría de lengua de cultura. El rey sabio fija el sistema ortográfico, modela las estructuras sintácticas con la creación de nuevas conjunciones (aunque, para que, siquier, comoquier que...) y enriquece el léxico castellano. 

Siglo XIV.
En el siglo XIV, con la aparición del canciller Ayala y, sobre todo, don Juan Manuel, asistimos al nacimiento de la prosa literaria.
El canciller Ayala (1332-1407) cultiva el género histórico: Crónica de Pedro IDon Juan Manuel (1282-1348) es el autor de El conde Lucanor, obra didáctica que constituye, junto con la del Arcipreste de Hita, la cumbre literaria del siglo XIV. Se trata de una colección de cincuenta cuentos de procedencia clásica y oriental con los que el conde Lucanor es instruido por su criado y consejero Patronio
Libro del caballero Zifar

La novela.
Un nuevo género surge también en el siglo XIV: la novela. Nace unida a un doble fenómeno: la degeneración de la épica y la decadencia de la sociedad feudal, que entra en crisis a finales del XIII con el advenimiento y auge de la burguesía.Las primeras manifestaciones del género son:

a La novela de aventuras: La gran conquista de Ultramar, (procedente de los temas corteses del mediodía francés, como la historia de Tristán e Iseo).

b La novela caballeresca: El caballero Zifar, donde se conjugan el elemento heroico de la épica francesa y el fantástico, mágico y legendario de la historia de Bretaña (el mago Merlín, el rey Arturo, etc.). 

En este enlace tenéis la cuestión completa.




lunes, 11 de noviembre de 2013

Luis Cernuda. 1902-1963. A los 50 años de su muerte.

Se cumplen 50 años de la muerte de Luis Cernuda. Es hoy en el poeta más influyente y contemporáneo de cuantos formaron parte de aquella generación del 27, inigualada, quizá inigualable.
             
                Peregrino
Luis Cernuda
¿Volver? Vuelva el que tenga, 
Tras largos años, tras un largo viaje, 
Cansancio del camino y la codicia 
De su tierra, su casa, sus amigos, 
Del amor que al regreso fiel le espere. 

Mas, ¿tú? ¿Volver? Regresar no piensas, 
Sino seguir libre adelante, 
Disponible por siempre, mozo o viejo, 
Sin hijo que te busque, como a Ulises, 
Sin Ítaca que aguarde y sin Penélope. 

Sigue, sigue adelante y no regreses, 
Fiel hasta el fin del camino y tu vida, 
No eches de menos un destino más fácil, 
Tus pies sobre la tierra antes no hollada, 

Tus ojos frente a lo antes nunca visto.
                    (De Desolación de la Quimera, 1962)


Si el hombre pudiera decir


Si el hombre pudiera decir lo que ama,
Si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
Como una nube en la luz;
Si como muros que se derrumban,
Para saludar la verdad erguida en medio,
Pudiera derrumbar su cuerpo,
Dejando sólo la verdad de su amor,
La verdad de sí mismo,
Que no se llama gloria, fortuna o ambición,
Sino amor o deseo,
Yo sería aquel que imaginaba;
Aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
Proclama ante los hombres la verdad ignorada,
La verdad de su amor verdadero.

Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
Cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
Alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
Por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
Y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
Como leños perdidos que el mar anega o levanta
Libremente, con la libertad del amor,
La única libertad que me exalta,
La única libertad por que muero.

Tú justificas mi existencia:
Si no te conozco, no he vivido;
Si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

Luis Cernuda

Aquí puedes escuchar al propio poeta recitando el poema




Donde habite el olvido

Donde habite el olvido,
En los vastos jardines sin aurora;
Donde yo sólo sea
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allá donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.

Luis Cernuda

Aquí puedes escuchar al propio poeta recitando el poema